Connect with us

Reseña Prohibida «FORBIDDEN», de Tabitha Suzuma

Lecturas

Reseña Prohibida «FORBIDDEN», de Tabitha Suzuma

¡Hola a todos! Por fin después de dos largos meses, hoy les traigo la reseña de un libro que me fascino, impacto y finalmente me inspiro escribir. Prohibido de la mano de la británica Tabitha Suzuma, es de esos libros que te enamoran, y te resultan tan hermosamente dolorosos. Una historia que plantea el tema del «incesto» que resulta imposible pasar desapercibido.

Título: Prohibido (FORBIDDEN)
Autor: Tabitha Suzuma
Páginas: 384

        Sinopsis
«No podemos. Si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?»

Ella es guapa y talentosa, está en los dulces dieciséis y jamás ha besado a nadie. Él es 
guapo, tiene diecisiete y está al borde de un futuro brillante. Y ahora se han 
enamorado. Pero el único problema es… que son hermanos.

Lochan, de diecisiete años, y Maya, de dieciséis, siempre se han sentido más 
amigos que hermanos. Juntos han tenido que intervenir por su madre alcohólica y 
caprichosa para cuidar a sus tres hermanos menores. Como padres de facto de los 
más pequeños, Lochan y Maya han tenido que crecer rápido, y el estrés de sus 
vidas, y la forma en que se entienden tan completamente, también los ha acercado 
más de lo que estarían dos hermanos normalmente. Tan cerca, de hecho, que se 
han enamorado. Su romance clandestino florece rápidamente a un amor profundo 
y desesperado. Saben que su relación está mal y que posiblemente no puede 
continuar. Y aun así, no pueden detener lo que se siente tan increíblemente 
correcto.

Mientras la novela se inclina hacia un final explosivo y chocante, sólo una cosa es 
segura: un amor así de devastador no tiene final feliz. 

¿Cómo algo tan malo puede sentirse tan bien…?

Criterio personal:

Que libro! Que libro! La verdad es que leí este libro en dos días, de fácil lectura te arrastra a lo largo de su volumen sin dejar de preguntarte que es lo siguiente que va a ocurrir. Durante toda la obra uno no deja de specular, de sufrir, de sentir. Llevaba mucho tiempo por leer este libro, desde que mi amiga de lectura Alenny, me lo recomendó. Ella lo adoro, y algo me decía que yo también lo adoraría cuando le diera una oportunidad.

La pluma de la autora Tabitha Suzuma, logra narrar con el corazón, de una manera tan intensa, cercana, real  y hermosa que consigue que sientas el miedo de los personajes, su tristeza y que un sentimiento tan hermoso como el amor te desgarre por dentro, es imposible leer esta obra sin llorar. Si algo tiene Prohibido es que te roba el corazón para destrozártelo, consigue que sonrías un rato y más tarde hace que te ahogues en tus propias lágrimas. La autora describe los sentimientos de una manera tan real, tan triste. También aporta información interesante sobre la legislación actual entorno al incesto y anécdotas de casos conocidos sobre hermanos que iniciaron una relación (y fueron llevados a juicio por ello).

Prohibido es  un libro que te hace cuestionar varias cosas, como por ejemplo, ¿es correcto que el sistema judicial pueda condenar  una relación consensuada por ambas partes?  ¿Una relación de ese tipo podría funcionar?  ¿Cuál sería mi reacción y las de las personas que me rodean si nos topáramos con algo así?

No sé cual sería mi reacción si me enterara de algo así en la realidad y espero nunca saberlo, creo que sería bastante espeluznante.
Creo que todos deberían leer este libro, con la mente muy abierta por tratar un tema tan tabú como es el incesto.

Prohibido nos cuenta la historia de Lochan y Maya, dos hermanos que han tenido que crecer en una familia disfuncional forzados a cargar la responsabilidad de toda su familia, convirtiéndose casi en padres de sus tres hermanos menores: Kit, in adolecente de trece años, temperamental. Tiffin, de nueve años el niño que solo quiere jugar y mi chica favorita como la llama Maya, Willa, de cinco años una niña encantadora que no pide nada, no tiene quejas por nada, la chica que asiste a la escuela con las medias rotas, la mochila pegada con cinta adhesiva y siempre tiene una sonrisa. Con un padre que los abandonó tras volver a casarse y formar otra familia y olvidar sus hijos, solo cuentan con la presencia distante de una madre alcohólica que lo único que quiere es permanecer eternamente joven, divertirse con su nuevo novio Dave, y olvidarse de que en casa tiene cinco hijos que necesitan no solo del cariño y la atención de una madre, sino también de cosas vitales como el dinero para poder alimentarse cada día, ropa para ir al colegio o la presencia de un adulto que se preocupe por su bienestar. Lochan y Maya, de diecisiete y dieciséis años, se han enfundado sus papeles de padres y luchan diariamente evitando por todos los medios llamar la atención de los servicios sociales, que estos no se den cuenta de la situación y su familia acabe separada.

La historia es narrada por Lochan y Maya, no es la típica historia juvenil ni el típico drama familiar les aseguro que Tabitha Suzuma se encarga de presentarnos a una familia que se cae a pedazos, y es tan grande la carga que Maya y Lochan tienen que soportar, siendo como son dos adolescentes con sus propios problemas personales, que hace que te plantees muchas cosas, que sufras, los admires y también los compadezcas. La autora no tiene compasión por ninguno de ellos, te muestra la cruda realidad de la vida, sin máscaras. Y aunque lo pasas mal también logras sentir una empatía brutal hacia todos y cada uno de esos niños abandonados por la vida.

Lochan es el que lo sufre todo con mayor intensidad, el que se rompe y pierde el control, el de los pensamientos negativos, el que se adelanta a todo a lo malo de la vida. El taciturno un chico con un tipo de trastorno que le impide articular palabra con nadie que no sea de su familia. A Lochan le aterra hablar con desconocidos, le paraliza hasta el punto de tener una crisis de ansiedad cuando se ve sobrecargado. No deja de molderse los labios y logra ponerte los sentimientos a flor de piel.

En el recorrido de estas 384 páginas es imposible predecir el final la autora te mantiene en vilo. El amor y el deseo no nacen de la nada, no se refleja desde la primera página, sino que surge con naturalidad, de una manera delicada y desgarradora. Lochan y Maya nunca se han considerado hermanos, las circunstancias han hecho que desde niños se trataran como iguales. Son un alma dividida en dos personas que se veneran, que conocen todo del otro, virtudes, defectos, costumbres. No hay secretos para ellos, ni barreras, solo la simple realidad de saber que uno siempre ha estado ahí, esperando por el otro. Los sentimientos que se guardan se han hecho tan inmensos que les resulta imposible seguir engañándose, pese a las dudas, pese al miedo y los altibajos. Como bien reza en la portada, ¿cómo algo tan malo puede hacerles sentir tan bien? ¿Por qué no pueden quererse, qué daño puede hacer al resto del mundo un amor tan puro como el que ellos sienten? El amor de Maya y Lochan es imposible no solo porque los servicios sociales les quitarían a sus hermanos y destrozaría su familia si llegaran a enterarse, sino que está penado por ley.

Me ha encantado cómo se va desarrollando la relación y describiéndote todos y cada uno de sus pasos. Cómo la razon se antepone a los sentimientos incluso cuando el corazón ya había dado su veredicto y los prejuicios hacían lo posible por mantener las barreras. No hay que obviar que los protagonistas son adolescentes, y es normal que de alguna manera quieran explotar su sexualidad. La autora lo lleva de una manera muy natural, todo a su debido momento y a un ritmo pausado, sin olvidar nunca esas barreras y prejuicios que sufren los mismos personajes. Aceptar lo que sienten y darle alas no es fácil, pensar en lo que diría el mundo no es fácil, soñar con un futuro juntos tampoco es fácil. Nada es fácil para Lochan y Maya pero eso no les impide continuar queriéndose, ansiar el amor, la atención y las caricias del otro.

De esta historia me impacto como la autora logra tocar el corazón del lector, como logra poner nuestros sentimientos a flor de piel. Por un momento estas alegre y en las siguientes lineas te falta la voz y sientes que te ahogas.

El final… solo les digo que te hace llorar, te rompe el corazón y te hace pensar muchísimo.  Todavía sigo pensando en él.

Sé que hay mucha gente que tendrá prejuicios a la hora de leerlo, y que por eso mismo ni se acercarán al libro. Y lo entiendo.


Veredicto final… Recomendadisímo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Lecturas

To Top